lunes, 7 de abril de 2008

X-Factor #29

SPOILERS


Portada: Glenn Faby
Guión: Peter David
Dibujo: Valentine de Landro
Tinta: Andrew Hennessy
Color: Jeromy Cox
Rotulación: VC - Cory Pettit

Anteriormente en X-Factor:
Tras los eventos de Complejo de Mesías, X-Factor se desmorona: Loba Venenosa ha decidido ha decidido dejar el equipo para incorporarse a X-Force, aunque no le puede decir ha sus compañeros a dónde va. Jaime está destrozado emocional y físicamente tras su viaje a un futuro anti-mutante. Y Layla se quedó en aquel lugar.
Mientras, el área que anteriormente se conocía como la Ciudad Mutante ha sufrido muchos cambios. Nuevos negocios toman los edificios existentes, y la gente que antes era mutante se empieza a marchar. Como si todo eso no fuera suficiente, Siryn está embarazada de Madrox… y él no tiene ni idea.

X-Factor #29
Podríamos decir que Rictor se toma la marcha de Rahne lo mejor que puede, quemando su carta de despedida, mandando al infierno sus razones y a ella misma.
Por su parte Madrox trata de mantener el equipo y la ciudad juntos frente un enemigo común: la extinción. Con lo que no cuenta es con que en casa las cosas no van del todo bien. Monet es ahora la única que conoce el embarazo de Theresa, pero los humos alterados de Jaime no le permiten a la joven confesarle su secreto.
Además en ese momento, Rictor amenaza con dejar el equipo. Está harto de luchar por la causa mutante, ya que él ni siquiera es ya uno de ellos, y lo único que quiere es vivir una vida normal. Pero al poner un pie en la calle, comprende que eso va a ser un poco difícil, ya que lo que antes era un reducto mutante, una ciudad dentro de otra ciudad, es ahora el espacio exterior. Sí, la base de X-Factor se encuentra ahora anclada a una roca que vaga por el espacio. La falta de gravedad amenaza con tragarse a Rictor, por lo que se ve obligado a entrar en la casa de nuevo. Es Guido el primero en echar un ojo fuera, y el primero en preguntarle a Rictor si ha fumado algo, pues la calle, los edificios, las farolas y las aceras siguen ahí fuera, y por extensión la Ciudad Mutante.
Rictor permanece incrédulo, él sabe lo que ha visto y para ello baja a la acera enrabietado, cuando una agujero en el suelo se lo traga.
Por fortuna o por desgracia, Guido da la voz de alarma justo cuando Siryn está a punto de contarle lo de su embarazo a Madrox, y es más que razonable que ella empiece a replantearse si será capaz de decírselo antes de que el niño se gradué.
Con todos los operativos de X-Factor listos para buscar a Rictor y la causa de su desaparición, Guido hace una agujero en la acera, justo donde desapareció, pero sólo se topan con lo lógico: las alcantarillas.
Mientras, Rictor despierta atado a una cruz bocabajo, y para su desesperación descubre que una cuchilla enrome amenaza por partirlo por la mitad en unos segundos. Su única idea es gritar el nombre de Monet lo más alto que puede, para que esta, con sus súper sentidos desarrollados lo oiga. Y así es, y por ello M y Siryn, con un doble de Madrox, salen volando en busca de su compañero.
El verdadero Madrox y Guido se quedan en frente al edificio de X-Factor, pero cuando se giran, descubren que se encuentran en mitad de una jungla, en la que una bola de piedra gigante los ataca revelando el autor de tal locura, de tal juego: Arcade.

Template by:

Free Blog Templates